El hombro es una de las articulaciones que de más lesiones tendinosas asociadas sufre, debido a su gran movilidad, además de ser una articulación que requiere gran fuerza y estabilidad para realizar todos los movimientos en los que forma parte. La tendinitis del hombro afecta principalmente a los tendones de los músculos supraespinoso, infraespinoso y subescapular, los cuales forman parte del denominado “manguito rotador” . Esto puede ser resultado de una lesión o de una sobrecarga en la articulación debido a la práctica de deporte. No obstante, la tendinitis puede deberse también a la edad de la persona que la padece pues, con el tiempo, el tendón pierde la elasticidad y fuerza que lo caracteriza.

En cualquier caso, y aunque es recomendable ponerse en manos de un profesional sanitario/deportivo que trate esta dolencia, hay ciertos ejercicios y remedios que pueden aliviar la tendinitis.

En primer lugar, se pueden llevar a cabo una serie de ejercicios para lograr una mayor flexibilidad del tendón, empezando con un calentamiento apropiado: movilidad, masaje, estiramiento y ejercicio específico del maguito rotador.

En segundo lugar, se deberán hacer una serie de ejercicios específicos para la readaptación de la tendinitis.

Ejercicios tipo como: rotaciones externas e internas con gomas, extensión de codo y brazo ;y adducción escapular serán básicos para regenerar el tendón dañado.

Sin embargo, y aunque estos ejercicios nos ayudarán a calmar el dolor provocado por la tendinitis y a rebajar la inflamación del tendón, lo mejor es acudir a un readaptador o fisioterapeuta en Pamplona de lesiones.