En la actualidad hemos podido apreciar un creciente interés y preocupación por la salud física. Muchas personas consideran que la realización de ejercicios y llevar una buena alimentación deben ser una prioridad en sus vidas, por lo que toman cartas en el asunto. Sin embargo, esto no las libra de cometer errores comunes en el gimnasio y en sus dietas.

Qué mejor manera de corroborarlo que con el creciente número de personas que se inscriben en los gimnasios de su ciudad. Desde nuestro centro de fisioterapia en Pamplona queremos ayudarte a evitar errores y así mejorar de forma considerable los beneficios que puedes obtener en estas jornadas de ejercitación.

No crear una rutina definida

Este es el primer y más grande error que se comete al ingresar en un gimnasio. Muchas veces se considera que se debe trabajar según vaya surgiendo el impulso o las ganas, pero este tipo de práctica no ayudará a que la musculatura se desarrolle de forma homogénea ni a la velocidad que deseamos.

Por ello creemos que el primer paso que debes dar es estructurar una rutina de ejercicios específica y adaptarla a tus necesidades. Si tienes dudas sobre cómo hacerlo, siempre puedes acudir con un entrenador personal o consultar con un fisioterapeuta.

Sobrecargar el cuerpo

Muchas veces el ímpetu de lograr progresar rápidamente y sacar el máximo partido al tiempo invertido en los ejercicios acaba por pasar factura. La efectividad de nuestro entrenamiento no se encuentra en la intensidad con que ejecutemos el trabajo, sino en la constancia y buena planificación.

Errores comunes en el gimnasio

Algunas personas acuden a las instalaciones deportivas con la idea de darlo todo, sin pensar en que los cuerpos no se encuentran inicialmente acondicionados para someterse a una gran presión física. Para evitar este error, céntrate en realizar un progreso gradual y sostenido, que saque a relucir el potencial de tu cuerpo a un ritmo cómodo para ti.

Saltarse el calentamiento

Finalmente es imposible no hablar sobre la manera en que las personas se saltan el calentamiento, una de las partes indispensables de cualquier ejercicio. A través de esta práctica se consigue que los tejidos entren en calor y que su elasticidad aumenta, evitando que los músculos se dañen durante el entrenamiento.

Pero no solo se trata del calentamiento previo, sino que también de los ejercicios posteriores a nuestra actividad. Es importante que el cuerpo aumente la intensidad de su funcionamiento y que también la disminuya al terminar. Los estiramientos son una buena forma de lograr esto y de evitar que nuestros músculos se fatiguen más de la cuenta.

En el caso de que estés interesado en aprender más sobre estos temas o que desees tratar alguna lesión relacionada, te invitamos a que disfrutes de nuestro servicio de fisioterapia general en Pamplona y dejes tu caso en las mejores manos.