¿Qué es una distensión muscular?

Una distensión muscular se define como el desgarro de las fibras musculares. La magnitud de esta lesión tiene diferentes niveles, pudiendo encontrarse desgarros ínfimos y solo perceptibles mediante ecografías o microscopio, así como desgarros severos que provoquen lleguen incluso a provocar un sangrado interno.

La gravedad de la distensión muscular dependerá de la violencia del gesto o golpe que haya provocado el desgarro. Es por este motivo que este tipo de lesiones son sumamente comunes en quienes practican deportes como el fútbol, donde un cambio brusco de velocidad puede terminar rompiendo las fibras musculares.

Es una lesión bastante molesta y que debe ser tratada con mucho cuidado. Por supuesto, no solo aparece en los deportistas, sino que puede presentarse en cualquier persona que realice un movimiento brusco en zonas específicas del cuerpo. Lo importante es atenderse cuanto antes y evitar que la lesión empeore.

 

Zonas más comunes de distensiones musculares

Existen zonas del cuerpo que están mucho más expuestas a las lesiones que otras. Por ejemplo, los músculos de nuestros brazos y piernas se encuentran en constante actividad, lo cual aumenta considerablemente las posibilidades de provocar distensiones o sobrecargas musculares. Cualquier esfuerzo equívoco o sobre exigencia puede acabar desgarrando el músculo.

Las piernas, por ejemplo, cargan con todo el peso del cuerpo y se encuentran en constante movimiento. Cualquier cambio de ritmo repentino o fuerza mal ejecutada puede lastimar nuestras fibras. Lo mismo ocurre con la espalda, lugar en el que muchas personas se lesionan por trabajos de cargas.

 

Tratamiento para las distensiones musculares

Las distensiones musculares pueden presentar diferentes grados. En los casos más leves es importante guardar el reposo en la zona afectada y aplicar hielo para ayudar a deshinchar el músculo. También se recomienda mantener en elevación el músculo afectado y tratar de generar cierta compresión.

Tras unos cuantos días de reposo deberás realizar ejercicios suaves y que recuperen la movilidad de la zona sin sobrecargar el músculo. Una buena manera de lograr estos progresos de forma rápida y segura es ejecutar algunos estiramientos sencillos y poco a poco retomar las actividades cotidianas.

En aquellos casos donde la magnitud de la lesión se un tanto más grave, se deberán seguir los mismos pasos descritos anteriormente. Sin embargo, esta vez será necesario realizar una terapia de rehabilitación basada en ejercicios isométricos, cuestión para la que será de vital importancia contar con la ayuda de un profesional.

Las distensiones musculares de más alta gravedad responderán a las mismas lógicas de cuidado, aunque los tratamientos deberán ser más específicos. Particularmente, se agregará una terapia de electroestimulación muscular, lo cual permitirá rehabilitar la zona sin que corra riesgos de seguir dañándose.

También existen otras alternativas como la termoterapia, la aplicación de ultrasonido o la utilización de herramientas láser. El camino más eficiente y adecuado para tratar cada caso deberá ser evaluado por un fisioterapeuta, quien podrá analizar la lesión y ejecutar el mejor tratamiento posible.

 

¿Por qué elegir nuestro centro?

En  Fisioterapia Pamplona SAKRO queremos que nuestros pacientes reciban la atención que se merecen. No solo queremos lograr que te recuperes de las lesiones que te aquejan, sino que también nos preocupamos de entregarte todo el conocimiento necesario para que no vuelvan a afectarte en el futuro.

Es por eso que contamos con un equipo de profesionales altamente capacitado y que se encargará de guiarte personalmente durante todo tu proceso de rehabilitación. Nuestro servicio se basa en el tratamiento individualizado, con el fin de encontrar las mejores respuestas a todas las necesidades que tenga tu cuerpo y sus lesiones, ya sean distensiones musculares o cualquier otro problema.